¿Que equipo de fotografía llevar al fin del mundo?

Siempre es importante preparar correctamente el equipo antes de afrontar cualquier trabajo. La fotografía no es ninguna excepción.

Y lo es especialmente cuando preparamos un viaje a un destino alejado de la civilización y las comodidades de una gran ciudad.

Ahora estoy pensando hacer un viaje al desierto de Marruecos.

No serían muchos días, pero el grueso del viaje sería lejos de las comodidades a las que la mayoría estamos acostumbrados. La intención es no hospedarnos en hoteles, por lo que no tendremos siempre a nuestra disposición conexión eléctrica (por no hablar de ducha, baño…)

Desierto de Marruecos

En éstas condiciones, tendremos que ser autónomos en todo, el equipo fotográfico no es una excepción. Sin posibilidad de encontrar servicio técnico, es importante llevar todo lo necesario y a ser posible con los elementos que se pueda duplicados. Pero al mismo tiempo, hay que ser consciente de la limitación de carga.

Lo ideal sería hacerlo con varios coches. Iríamos tanto adultos como niños y como habrá que llevar comida y agua para varios días, herramientas, medicinas, menaje, mobiliario… debemos seleccionar muy bien qué llevar.

Así que, si se hiciese este viaje llevaría esto:

Equipo fotografía para viajar al fin del mundo

Como se ve, llevo la cámara principal y una de reserva-apoyo que también sirve para que mi hija vaya haciendo sus pinitos fotográficos. Con 9 años, ya le gusta bastante la fotografía.

En cuanto a objetivos llevo un todo terreno normalito 18-105, aunque espero usar mucho más los dos fijos. Llevo un 35mm 1,8  y el fantástico 50mm 1,4.

Por cuestión de peso y volumen solo llevo un flash. No tengo intención de usarlo mucho, pero siempre es útil tenerlo a mano. Para poder tener libertad de uso, llevo los emisores de radio y el cable TTL.

Por supuesto tarjetas de memoria, nunca llevarás demasiadas. Yo suelo llevar 4, pero en éste caso, he incluido un par mas ya que la cámara secundaria es un poco vieja y da problemas con las tarjetas modernas con más de 2GB de capacidad.

El disco duro externo es importante para poder hacer la copia de seguridad  tras descargar las fotos al ordenador diariamente.

La experiencia me ha enseñado a llevar al menos dos baterías. Para el flash llevo pilas recargables, un par de juegos, pero en éste caso y debido al tipo de viaje, iré cargado de pilas normales para linternas y demás aparatos.

Me gusta llevar el fotómetro, pesa poco y no ocupa nada. También me gusta llevar siempre el pequeño trípode. Es el componente más antiguo del equipo y siempre viene conmigo ya que es ligero, compacto y discreto.

A demás, aunque no salen en la foto, llevo el trípode grande, un pie ligero para flash y el reflector 5 en 1 de 80 cm. Salvo el trípode, el resto no se si los usaré mucho, pero seguro que habrá algún hueco para ellos en el maletero. El portátil tampoco se puede olvidar ya que es imprescindible descargar, seleccionar y hacer copia diariamente del trabajo.

Y por supuesto esperaría llevar el mejor equipo posible de pacientes  amigos-modelos-asistentes-compañeros.

Un viaje se definirá siempre por el equipo humano mucho más que por los cacharros que llevemos. Y sin duda, con éste grupo si que se puede llegar al fin del mundo (otra vez).

Equipo fin del mundo

¿Echas algo en falta? ¿Qué pondrías o qué quitarías? ¿Cuál es tu equipo imprescindible para un viaje?

 

2 responses

  1. Antes de nada, enhorabuena por el blog Jorge.
    Me ha sorprendido que para un viaje en el que no tienes mucho acceso a la electricidad no hables de utilizar un grip. Nunca he utilizado un grip Nikon (sabes que soy canonista), pero supongo que además de dos baterías en paralelo, también darán opción a utilizar pilas, lo que viene genial si no se ven muchos enchufes… También he leído varias malas críticas a utilizar grip, principalmente el peso. ¿Tu qué opinas?

    • Hola Daniel,

      Nunca he usado grip. Siempre he encontado un chisme más urgente en el que gastarme los cuartos, así que no puedo hablar. Nunca me han llamado. Peso, volumen… etc.
      La ventaja que tengo es que el coche ya lo llevo preparado para éste tipo de viajes y tengo batería secundaria e inversor. Debajo del asiento del copiloto hay una regleta para poder enchufar pequeños aparatos eléctricos. Con tal de no sobrepasar los 600W vamos bien. Si el viaje es de ruta (más de 200 – 300 km al día) no hay problema, ya que le da tiempo a la batería a cargarse. El problema es si me paso un par de días sin moverme o sin un enchufe en el que conectar el cargador de batería. En ese caso, me toca apagar la nevera por que la prioridad está siempre en la recarga de las baterías y el portátil.

Deja un comentario